Inicio / ...Y cianuro para todos / Guillermo del Toro y La Forma del Plagio

Guillermo del Toro y La Forma del Plagio

¿Por qué la Forma del Agua, película que Guillermo del Toro tenía en el horno desde sus seis años de vida, está afectada de torpezas? ¿Por qué parece un guión flojo y descuidado?  ¿Es un plagio? Basta cuestionarse lo ilógico de que una criatura del Amazonas no conozca los huevos, es el lugar más infestado de serpientes, reptiles y aves del planeta ¿de qué se alimentaba antes de ser capturada? ¿Pizza a domicilio? Pero eso no es lo grave, eso ocurre porque tomó la idea de otra criatura, Abe Sapien, de Hellboy, que gusta de comer huevos. El problema viene cuando del Toro nos revela que su criatura marina requiere sal en su tina de agua, mucha sal, para sobrevivir, ¿por qué demonios va a necesitar agua salada un anfibio que viene del Amazonas? El Amazonas ostenta la quinta parte de toda el agua dulce del planeta, es tonto. ¿Pero cómo un trabajo tan planeado, por un maestro del género, comete esas inocentadas? Cuando plagias te traiciona el subconsciente. Guillermo del Toro nunca pensó en el Amazonas, fue una palabra abstracta que agregó de manera irresponsable. Inconscientemente fue el mar lo que estuvo en su mente durante todo el rodaje. Por eso la criatura se comporta así ante los huevos de ave, por eso necesita sal, por eso al final se arroja al mar, igual que ocurre en The Space Between Us, el cortometraje que posiblemente plagió y que su trama ocurre en aguas saladas.

Veamos algunas similitudes que llaman la atención entre La forma del agua (2017) y The space between us (2015), el cortometraje holandés. Sin más preámbulos, como dijo Jack el Destripador, vamos por partes:

1.- Las dos películas inician con una voz en off masculina que nos narra una historia mientras vemos tomas de agua. No es gran cosa, pero así es.

2.- Ambas películas se tratan de una empleada de limpieza que trabaja en una base científica-militar donde hablan inglés. Por cierto que las dos protagonistas guardan similitudes físicas sorprendentes, en la vestimenta, cabello, complexión, edad, raza étnica, e incluso sus herramientas de trabajo.

3.- En La Forma del Agua vemos que la chica tiene tres cicatrices en ambos lados del cuello, que después resultan ser unas branquias respiratorias; en The Space Between Us, la chica tiene el cuello cubierto, pero mira en un poster estilo 60s a una pareja de humanos, en traje de baño, con idénticas marcas en el cuello y usándolas como branquias bajo el agua.

4.- En La forma del Agua estamos en los 60s; en The Space Between Us estamos en un mundo post-apocalíptico en los 80s, pero con un toque de los 60s. Se puede decir que viven en una misma época, pero líneas de tiempo distintas. Mientras en una entramos a la guerra fría, en la otra sucedió una destrucción nuclear, pero se quedaron con esos modelos de los 60s.

5.- En The Space Between Us en poco tiempo vemos algunos posters publicitarios estilo Estados Unidos en los 60s; en La Forma del Agua hay un personaje que se gana la vida pintando ese tipo de posters, apelando así, ambas, a la nostalgia visual de esa época.

6.- En las dos ocurre que mientras las protagonistas limpian, ven llegar a un grupo de empleados con una criatura cubierta, que meten a un laboratorio. Lo primero que ven las dos mujeres, es la mano de la criatura prisionera.

7.- Ninguna de las mujeres pueden conversar. La de La Forma del Agua es muda; la de The Space Between Us lleva una máscara respiratoria que perjudica su capacidad de comunicación oral. Por lo que para las dos mujeres, la música es primordial y la llevan al trabajo. La muda lleva su tocadiscos y la de la máscara carga una especie de walkman con audífonos.

8.- Ambas tiene acceso a ese laboratorio privado donde guardan a la criatura, por ser empleadas de limpieza en la base.

9.- Ambas escuchan a un superior ordenar que maten a la criatura para investigarlo, mientras ellas limpian sangre roja en el lugar. Ese villano de rango superior, en la trama de The Space Between Us, tiene heridas en la mitad de la cara, posiblemente por experimentar con humanoides, ya que le asustan y los prefiere analizar muertos; en La Forma del Agua, ese superior es herido en dos dedos por las mismas razones, llegando a las mismas conclusiones que el otro.

10.- Sobre la criatura acuática, en ambas historias, no hablan, oscilan en la misma estatura y son la primera en su especie que capturan (en La forma del Agua lo dicen verbalmente, en The Space Between Us, nos lo dan a entender al confinar a la criatura en una cabina acuática con el nombre Adam). En La Forma del Agua, la criatura tiene piernas, en The Space Between Us, tiene cola de sirena, como tritón, fuera de eso, de la cintura para arriba son parecidas. Es normal que unas criaturas tipo La Laguna Negra tengan afinidades. Lo increíble es que a ambas les cruzan por el rostro, pecho y espalda unas manchas azul bioluminoso que se alteran a voluntad. Un patrón muy especial y sorprendentemente similar.

11.- Por lógica una criatura acuática de esa índole debe mantenerse en agua. La casualidad aquí es que ambas películas optaron por unos contenedores verticales, semi-tubulares que conectan a una piscina tras ellos, y que al frente tienen un cristal traslucido de aproximadamente tres metros de largo por uno de ancho. Es verdad, no exagero.

12.- En ambas películas se crea una empatía entre la chica y la criatura. Las dos deciden rescatarla porque les conmueve que la criatura ha sido torturada y la van a matar. Así que su idea es liberarla en el mar.

13.- Las bases científico-militares, como ya dije, por lo que las dos chicas enfrentan el problema de las cámaras de vigilancia. En las dos vemos tomas de pantallas iguales. En La Forma del Agua echan a la criatura a un contendor cubierta con ropa blanca; en The Space Between Us la sube a una camilla y la cubre con sábanas blancas. En ambas películas se descubre a través de las cámaras que están extrayendo a la criatura.

14.- Cuando están a punto de llegar al mar, en ambas historias, a las chicas les disparan con armas de fuego. Las dos llegan a un borde límite entre concreto y agua (pudo ser una rampa, un lago, playa, pero no, son iguales, pero con distinta altura). En The Space Between Us no parece que le pegue un disparo, pero decide arrojarse al mar con la criatura; en La Forma del Agua, sí recibe un disparo y es la criatura la que la mete al mar con ella. Terminan igual, las dos chicas descubren que gracias a la criatura también pueden respirar bajo el agua. En La Forma del Agua se dan un beso, en The Space Between Us se miran muy cerca sonriendo.

15.- Lo más extraño del caso es que las similitudes entre ambas no son solo cuestiones de trama, eso sería la casualidad más sorprendente del mundo, sino que también ¡lo son visuales!, eso ya rebasa toda ingenuidad y buena fe posible, creerlo nos mete a terrenos sobrenaturales, como suponer que se conectaron telepáticamente los subconscientes de ambos creadores cinematográficos. Seguro hay más analogías que estos quince puntos, y tal vez no parecen gran cosa, pero debe considerarse que las variantes, para que ambas cintas hubieran resultado muy distintas, son infinitas en ese universo de las posibilidades.

 

Tenemos la sospecha de que aquí alguien le robó a alguien. Pero si Guillermo del Toro no fue, ¿por qué Fox no acusó a los realizadores holandeses? Y sobre todo, ¿por qué fueron los creadores de The Space Between Us los que señalaron a del Toro desde que descubrieron La Forma del Agua? Si saben que no les asiste la razón, que robaron material de un cineasta de Hollywood y que no tienen potencial económico para enfrentar a un estudio como Fox, ¿por qué demonios se ponen en una situación de peligro con esa seguridad en que ellos no fueron?

Ahora bien, hay que considerar que The Space Between Us (2015) tiene una duración de doce minutos, mientras que La forma del agua (2017) ronda las dos horas. Eso no la hace distinta, solo es estirar la edición creando sub-tramas, agregando personajes, pero en el fondo la idea es la misma. ¿Cómo extendió del Toro esa historia del cortometraje? Fácil, copiando fórmulas de otras películas exitosas, por ejemplo:

1.- Agregó una amiga de raza negra en el trabajo, con la que limpian las áreas. De hecho, nos introduce a ellas con una escena idéntica a la de Forrest Gump y su amigo Buba cuando limpian la base militar y el amigo negro habla y habla de comida mientras el blanco escucha callado, y nos cambian de escenarios.

2.- El vecino que ya mencioné que es el que hace posters como los que vemos pegados en las paredes en The Space Between Us, que además es convenientemente gay.

3.- Meter musicales forzados para coquetearle a la nostalgia de los críticos por la época dorada del cine hollywoodense, un par de desnudos innecesarios para que parezca una película de adultos, pero en realidad es la Bella y la Bestia en aburrido. El villano se parece a Gaston, queriendo cazar a la bestia para abrirla, mientras trata de conquistar a la muda de limpieza.

4.- Lo demás es usar ideas del E.T. para cerrar el tercer acto. Incluso recomiendo un cintillo de advertencia antes de verla: “Esta película no es el E.T.” porque en lugar de M&M, el humano usa huevos para ganar su confianza; y en lugar de que a la criatura le prenda un dedo para curar, le prende todo el cuerpo, pero igual tiene poderes curativos; en lugar de esconderlo en la casa, donde hace travesuras y enferma, ah, no, en esta también ocurre así; en lugar de que el humano actúe solo convence a sus amigos para que le ayuden a rescatarlo, bueno, eso también ocurre en las dos; en lugar de revivir una planta marchita de la hermana del protagonista, aquí hace crecer cabello en la calvicie del mejor amigo de la protagonista, que se queda con él solo, igual que en el E.T. la hermana. Por cierto, no podía faltar el conflicto con las mascotas; en lugar de hacer volar la bicicleta, hace branquias en las heridas; en lugar de querer ir al espacio, quiere ir al mar; y en lugar de rescatarlo del gobierno estadounidense… ah no, eso también es igual.

5.- El 2010 se publicó en serie de comics, la novela gráfica Neonomicon, de Alan Moore, el novelista gráfico más llevado al cine. En este trabajo se muestran escenas sexuales entre una criatura anfibia, sumamente parecida a la de del Toro, y por ende a todas las que se crean a partir de la criatura de La Laguna Negra. Las escenas de sexo son una idea que no aparece en el cortometraje The Space Between Us, pero probablemente las de Neonomicon inspiraron a del Toro para alargar su copia cinematográfica, en una forma más romántica. En la versión de Alan Moore, la relación sexual es muy original, explícita y cargada de humor negro, no obstante se parecen mucho a la escena de la ducha y a los dibujos que aparecen en La forma del Agua.

6.- La fórmula de uso de escenas exitosas sigue y sigue en toda la película, que más de uno ya tacha de multi-plagio, citan otras películas de las que dicen que se apropió escenas (no las he visto, no puedo hablar de ellas), críticos europeos la señalan como falsa, que no correr riesgos, con diálogos planos, estereotipos y pretenciosa. Pero ¿qué dice el director Guillermo del Toro a las acusaciones de plagio? Que no son ciertas, que ya contestó eso antes, que no conoce el cortometraje (hace más de un año que supo de los señalamientos que le hacían por la similitud a ese corto y no se interesó en verlo, debo cree que tampoco lo hizo su oficina legal, es raro), que él se inspiró en La Criatura de la Laguna Negra (1954), película que lo cautivó desde los 6 años, que él registró la idea el 2014 a Fox.

Yo puedo creer que del Toro registró su película a Fox con antelación, pero él mismo sabe que te compran la idea, no el guión, y sospecho que el guión, que vino después, sí tuvo influencia del cortometraje, basta ver la ambientación visual. A la que por cierto, le agregó ese rojo chillante de la película de Amelie (2001) para que contrastara con esos azules grisáceos y verdes de The Space Between Us. De hecho, algunas tomas me parecen sacadas de esa película francesa. Solo comento esto último, de ninguna manera lo considero plagio.

Hasta ahora todas las voces que defienden a Guillermo del Toro se pueden resumir en su colega González Iñarritu, que dice que a él le contó hace mucho que quería hacer una historia de un romance entre una chica y un hombre pez, y que algo así solo se le puede ocurrir a alguien como del Toro, así que no hay plagio. Por favor, esa historia se le ocurre a todos desde las mitologías del mundo antiguo, y seguro se escriben cientos al año en todo el mundo. Es ridículo decir algo así para defender a un amigo. Si a esas vamos, parece más hombre pez la criatura de The Space Between Us, que tiene cola de pez en lugar de piernas, el de La forma del agua parece más anfibio por sus dos patas.  Pero la cuestión no es el tema del romance entre ambas especies, la cuestión aquí es que se les ocurrió la misma primicia, apariencia visual y hasta tomas de cámara, para contar su versión de esta viejísima historia.

Esto es lo que creo que pasó: del Toro se inspira en Abe Sapien, criatura acuática creada por Mike Mignola, que aparece en ambas películas de Hellboy, que él mismo dirigió, se da cuenta que la tecnología a su alcance ya lo permite y decide en un futuro dirigir una versión de La criatura de La Laguna Negra. Incluso en la película Hellboy II, el ejercito dorado (2008), Abe Sapien se enamora de una princesa. La Forma del Agua es la segunda vez que del Toro trata de contarnos ese romance, pero esta segunda vez se topó con The Space Between Us y concibió la manera de hacerlo funcionar. Él mismo reveló haberle vendido a Fox en 2014, y no en 2011 como algunos dicen, únicamente la idea. De hecho, del Toro cuenta que en el tiempo en que dirigía Pacific Rim (2013) veía otras ideas de monstruos para apropiarse, así que estuvo investigando, buscando la forma de entrarle a la historia, palabras suyas. Es casi seguro que alguien de su equipo creativo o amigo cercano, le recomendara en 2015 o en 2016 ver el cortometraje The Space Between Us, que es fácil de localizar en sitios de internet como YouTube. No se me ocurre otra manera de que salieran tan idénticas. Esta posibilidad no está peleada con que del Toro diga que tenía la idea de un romance de una criatura anfibia y una chica desde hace muchos años. Los que somos creadores sabemos que la idea de hacer algo puede quedarse mucho tiempo en la mente, y en todo ese tiempo cambia, evoluciona, hasta que decidimos una manera de abordarla.

Hay algo más que del Toro comenta como prueba de que no fue plagio, que es haber acordado en 2011, con el escritor Daniel Kraus publicar una novela sobre un romance entre una criatura acuática y una mujer, que desde entonces decidieron que sería empleada de limpieza en una base restringida. No me he metido a esto porque todo apunta a que la novelización de la película, como se acostumbra en Hollywood, viene después de filmarla, lo que importa es el guión. Así que esa excusa no cambia nada (según amazon.com la novela de La forma del Agua, debuta para su compra a partir del 27 de febrero del 2018).

El romance de una mujer con una criatura marina pudo darse en la alberca olímpica donde ella entrena, ya que es nadadora profesional, y justo al lado, el ejército clausuró un área donde entran y salen hombres de batas largas. Ella, un día se mete a nadar y le viene su periodo menstrual, así que derrama sangre en la alberca, esta se va por el resumidero, donde las aguas de ambas albercas se unen y así la criatura detecta su aroma, luego bla, bla, estoy inventando. A lo que voy es que la idea de que ambas historias sean tan similares, me parece una casualidad desorbitada.

 

Conclusiones

 

En recientes noticias (hoy es 1-22-2018) leo que Guillermo del Toro asegura contar con documentos que prueban que sus contratos, trama, diseños e incluso calendarización, se terminaron entre el 2012 y el 2014, y prácticamente así se hizo la película en 2016, sin cambios, que eso no es discutible. Por lo que no tiene nada más que decir al respecto, que nuestra opinión sobre las coincidencias puede ser la que queramos. Yo podría agregar que es muy imprudente para un director de su nivel plagiar un corto de forma tan obvia, por eso dudo de que sea plagio. Y aunque no presente pruebas de esos documentos, puedo creer que es cierto, pero…

Este mismo día, la Academia de Cine de Los Países Bajos ha hecho una declaración pública para poner fin a la controversia. En la que manifiestan que tuvieron una conversación dentro de una atmósfera amigable entre Guillermo del Toro y el grupo de realizadores de The Space Between Us, que las dos películas tiene identidades muy diferentes, diferente línea de tiempo y que de ninguna manera es concebible que tengan una interconexión o se relacionen. Los alumnos y realizadores de su cortometraje están felices de haber podido discutir activa y cordialmente la inspiración creativa de ambas películas y sus raíces comunes en la mitología y lo fantástico, han aprendido mucho de tan dotado creador y le desean que sigan los éxitos de La Forma del Agua. Se acabó el problema.

Voy a sonar terco pero ¿por qué tuvieron que hablarlo con del Toro, si era tan obvio para ellos que no había nada de similitudes? Más que hablarlo, discutirlo. ¿Por qué del Toro hasta ahora buscó a la Academia de Cine de Los Países Bajos? Los Óscares están a la vuelta de la esquina. Si se confirma la venta de Fox a Disney, esta podría ser la última entrega de premios de la Academia para Fox, como la conocíamos. Inesperadamente La Forma del Agua se convirtió en su broche de oro. El departamento legal de la productora debió parar esto antes de que se anuncien las nominaciones a los Óscares. Nunca sabremos lo que realmente acordaron.

Pero mi problema siguen siendo las branquias de los posters en The Space Between Us, tan parecidas a las de la protagonista de La Forma del Agua, la bioluminiscencia milagrosa de ambas criaturas, esos errores del Amazonas, tan extraños para un trabajo tan planeado. Se sabe que el plagio nunca se admite por el plagiador, eso lo complica más, y peor con ambas producciones cerrando filas. En mi opinión, la película tiene fallas que delatan su flojo cuidado, sin referirme a los quince puntos que desglosé al principio. Fuera de esas similitudes, el realizador ya me revela un perfil poco fiable para darle el beneficio de la duda. Ahora sí, hablando de la comparación de su película con el cortometraje en cuestión. Imposible de ver una sin pensar en la otra. Y esa generosa bondad de del Toro para con los jóvenes que le acusaron de plagio, en estos días tan ocupados, siendo que él tenía pruebas de que lo hacían imposible, pruebas que nunca se mostraron. Para mi gusto, en este momento, me decanto 90% por el plagio.

Acerca Miguel Barquiarena

mm

También puedes ver

Juegos Trigales del Valle del Yaqui

Pintura Wheat Stacks with Reaper – Vincent van Gogh | A finales del año pasado fui …