Inicio / Uncategorized / El hombre y la vida de Jean Rostand

El hombre y la vida de Jean Rostand

Cuando se piensa en aforismos, máximas, sentencias o incluso apotegmas    –las distancias entre todos estos términos, prácticamente, son microscópicas−, se suele citar a Franςois de Rochefauld como una de las principales autoridades en el campo. Aunque muchos otros intelectuales también han destacado en ello: Hipócrates, Georg Christoph Lichtenberg, Franz Kafka, Friedrich Nietzche, Antonio Porchia…

Jean Rostand (1894-1977) es más conocido por su obra como biólogo, sin embargo su labor literaria también merece ser apreciada. Un caso particular se encuentra en El hombre y la vida, libro donde Jean Rostand escribió aforismos y meditaciones. En muchos de los textos el autor toca temas ligados a la ciencia, pero en otros se centra en temas universales.

Transcribo algunos de los aforismos de El hombre y la vida:

 

“Se tiene menos repugnancia a desaparecer cuando se ha confiado a una carne más vivaz, la mitad de nuestros cromosomas”.

 

“Es posible que haya en el mundo seres que, por sus sustancia, nos sean más cercanos que nuestros parientes más cercanos”.

“La ciencia no debe liberar demasiado los espíritus antes de haber vencido los instintos”.

“Todas las esperanzas le están permitidas al hombre, aun la de desaparecer”.

“El hombre, este pobre mono condenado a hacerla de hombre…”

“El cerebro humano: monstruoso tumor del universo en que, como células malignas, proliferan sin freno las preguntas y las angustias”.

“El hombre se ahoga en el hombre”.

“Haced un Dios, o rehaced al hombre”.

“La nobleza del hombre está en creer en ella”.

“La ciencia ha hecho de nosotros dioses, antes de que mereciéramos ser hombres”.

“Yo no podría creer sino en lo que creeremos mañana”.

“Hay obras maestras tan fastidiosas, que se sorprende uno de que haya existido alguien capaz de escribirlas”.

“¿Qué le falta a esta obra? Quizá, simplemente, ser un poco menos perfecta”.

“Los grandes libros son los que crecen con el hombre”.

“En el arte como en la naturaleza, la fecundidad, a menudo, va a la par con la mortalidad de los productos”.

“Grandes desniveles en el espíritu, crean el desequilibrio propicio al genio”.

“El escritor, con su flama, hace papel”.

“No se agota uno al producir, los libros de afuera llaman a los de adentro”.

“El buen gusto no prospera sin cierto ascetismo”.

“La muerte es la única cosa más grande que la palabra que la designa”.

“Algunos muertos nos enseñan la muerte mejor que otros”.

“Si cada hombre no es sino el reflejo de todos, ¡qué soledad!”

“Nada humano vale mucha sangre”.

“La fuerza vence al derecho y el oro vence a la fuerza”.

“Tratándose del prójimo yo juzgo, habitualmente, como los más malévolos, pero con benevolencia”.

Así, El hombre y la vida de Jean Rostand −como suele acontecer con los buenos libros de aforismos y meditaciones− te lleva por diversos senderos temáticos, donde el lector juega un papel muy activo, al sopesar las ideas y confrontarse con el pensamiento del autor.

Libro recomedado:

Rostand, Jean. El hombre y la vida. México, FCE, 1994, pp. 124.

 

 

Acerca Armando Escandón

mm
Licenciado en lengua y literatura por la UNAM. Técnico bibliotecario por la UNAM. Diplomado en Etimologías grecolatinas del español por la UNAM. Cofundador del Taller Maladrón

También puedes ver

El concepto de momia

Ilustración Paula Rivera del Sol | El origen del concepto de momia se remite al embalsamamiento que …