Inicio / Taller Maladrón / Sun-Man y los gobernantes del sol o de los juguetes multiétnicos

Sun-Man y los gobernantes del sol o de los juguetes multiétnicos

A inicios de la década de los años 80 del siglo XX, los bárbaros estaban de moda. Muestra de ello son las series animadas Thundarr, the Barbarian, creada por Steve Gerber, 1980, y Blackstar, producida por Lou Scheimer y Norm Prescott, 1981 y la película Conan, the Barbarian, dirigida por John Milius y protagonizada por Arnold Schwarzenegger, 1982. La compañía juguetera Mattel, inspirada en esta idea, creó, bajo la guía del diseñador Roger Sweet,[1] la franquicia de Master of the Universe (MOTU, 1981), que, grosso modo, se centra en la típica lucha del bien contra el mal, representados por He-Man, “el hombre más poderoso del universo” y el malvado Skeletor, un oscuro hechicero, con rostro de calavera. El lugar donde se desarrollaba la lucha antitética, en medio de una atmósfera híbrida de tiempos medievales y ciencia ficción, era el planeta Eternia.

The Masters of the Universe fue un éxito. La franquicia se desdobló en una serie animada      –He-Man and the Masters of the Universe, Filmation, 1983–, historietas –con diversas fechas y vinculadas a Dark horse y a DC–, una película –Masters of the Universe, dirigida por Gary Goddard, 1987– y, por supuesto, millones de figuras de acción producidas por Mattel. Así, He-Man y sus compañeros se volvieron un referente de esa década. A su alrededor se tejieron fenómenos y anécdotas que ahora apasionan a los coleccionistas como la piratería o incluso las diversas variantes de figuras producidas en cada país. Sin embargo, una historia de aquellos días que vale la pena recuperar es la de Sun-Man y los hombres del sol.

 

“–Nunca podré ser un superhéroe –comentó el pequeño Manelik, él ordenó por el hijo de Yla Eason, de solo tres años

–¿Por qué? –le preguntó ella.

–Porque todos los superhéroes son blancos –respondió el chico de tez oscura”.

El hijo de Yla Eason se refería a la línea de The Master of the universe, de modo específico a He-Man, rubio y de ojos azules. La experiencia anterior la llevó a fundar Olmec Toys, una empresa de juguetes multiculturales, que, a su vez creó una variante de personajes similares a los de MOTU: Rulers of the Sun, misma que apareció en octubre de 1985 con dos personajes enemigos, Sun-Man, el protagonista de piel negra –que en mucho recuerda a Mummad Alí cuando era joven y estaba decorado con los colores sagrados del movimiento rastafari (verde, amarillo y rojo)– y Pig-Head, quien tenía cabeza de puerco, como el antagonista. Poco después produjeron otros personajes: Space-Sumo, telekinectic ninja; Digitino, numerical genius; Holographo, futuristic scientist; Duplino, heroic duplicator; Bolt-Man, molecular regenerator; Hypno, psychic hypnotist; Kin To, expert kick boxer; y Zap Man, micro laser specialist.

Además, en la misma época –comentó Yla Eason en alguna ocasión– que Olmec Toys también lanzó al mercado una línea de muñecas con el mismo espíritu multiétnico: Butterfly Woman Collection, “the world’s first Black superheroines”. Para 1988, Olmec Toys también fabricó una muñeca de “color”, llamada Naomi, que era una crítica a Barbie como Sun-Man lo fue con He-Man. Ya en 1992, inclusive, pusieron en venta una figura de acción de Martin Luther King Jr, la primera pieza de la colección “Our Powerful Past Black Leader Series”. Le siguió la de Malcom X. Esta empresa se dio a la tarea de generar juguetes que fomentaran la diversidad cultural y étnica –también produjeron figuras latinas y asiáticas–, con la firme intención de romper estereotipos raciales y el estatus quo blanco.

Hasta 1995, los juguetes de Olmec Toys se distribuían en tiendas minoristas, pero a mediados de 1997, la compañía desapareció. En la actualidad encontrar figuras de Rules of the Sun es muy difícil –ya ni se diga en su empaque original–, pero este es un claro ejemplo de cómo se puede abonar a un mundo más incluyente, mediante la inteligencia y la susceptibilidad, en vez de levantar muros en las fronteras.

 

Fuentes consultadas:

Brailsford, Karen, “Black Toy Makers Make A Play For The Market”, en Black Enterprise, vol. 17, núm. 5, diciembre de 1986, pp. 94-100.

Eason, Yla, Yla Eason, página oficial. Disponible en línea: «ylaeason.com». Consultado por última vez el 10 de octubre de 2017.

[1] Existe polémica en torno a la idea original de MOTU, los también diseñadores Mark Taylor y Jill Barad, en su momento, también se han proclamados como sus creadores.

Acerca Armando Escandón

mm
Licenciado en lengua y literatura por la UNAM. Técnico bibliotecario por la UNAM. Diplomado en Etimologías grecolatinas del español por la UNAM. Cofundador del Taller Maladrón

También puedes ver

Esa querida calle del Chopo

Fotografía archivo museo del Chopo | Mi interés por Santa María la Ribera empezó al …