Inicio / Ideas & Puntos / Usted es ateo

Usted es ateo

¿Actúa usted conforme a todo lo que dice que cree? Si usted es una persona creyente en Dios como el 90% de la población, seguramente no se clasificará como ateo, sin embargo le voy a mostrar en los siguientes párrafos una serie de reflexiones que le revelarán que usted y la mayoría de las personas que creen en Dios, actúan primero como ateos y de manera secundaria o cultural como creyentes, revelando una aparente división de la personalidad, que a partir del presente artículo y para nuestra sorpresa, veremos que es más saludable que una personalidad aparentemente no dividida y comprometida completamente con la religión.

Comencemos con un escenario fácil de imaginar: Usted tiene una emergencia médica. Sin una causa aparente comienza a tener tos con sangre, siente dificultad para respirar y se siente cada vez peor. ¿Cuáles serían sus decisiones? Recordemos que de acuerdo a la mayoría de las religiones, existe la sanación por fe mediante el poder de la oración que implica que si el ser divino lo desea, usted será curado.

A la vista de sus creencias, se le presentan de manera típica las siguientes decisiones:

  1. Llama a la ambulancia para que lo lleve al hospital y no considera de utilidad rezar.
  2. Llama a la ambulancia para que lo lleve al hospital y reza en toda oportunidad, incluyendo una visita al templo cuando todo acabe, para agradecer el favor divino.
  3. Acude primero al templo, para que reciba bendiciones y rezos, y luego llama a la ambulancia para llevarlo al hospital.
  4. No llama a la ambulancia ni acude al hospital, sino que se queda en casa para rezar hasta que ocurra la sanación por fe.
  5. No llama a la ambulancia ni acude al hospital, sino que asiste de inmediato al templo para rezar en congregación hasta que se sane mediante la fe.

¿Cuál sería su decisión?, ¿Esperaría usted la sanación por fe de la opción 4?, ¿Sería usted capaz de dejar en segundo plano al poder de sanación por fe mediante la oración tal como se presenta en la opción 2?

Vamos a depurar nuestros criterios para escoger una opción, cambiando a la persona enferma, para evitar las leves y notables distorsiones del narcisismo, el hedonismo y aquellas culturales, postulando que la persona enferma es un hijo(a), un sobrino(a) o un nieto(a) al(a la) que usted ama, de tal forma que usted sigue siendo el responsable de tomar una decisión. Revise por favor las opciones presentadas e imagine la decisión que usted tomaría en favor de aquella persona amada.

Ahora que no es usted, sino aquella persona que ama, ¿Cambió la opción que elegiría para atender la emergencia?, ¿Esperaría usted la sanación por fe de la opción 4?, ¿Sería usted capaz de dejar en segundo plano al poder de sanación por fe mediante la oración como en la opción 2?, ¿No consideró de utilidad rezar como en la opción 1?

Agreguemos ahora un factor sorpresa, en el que otro adulto toma la decisión: Si usted llega a casa y encuentra un recado que dice: “Miroslava, tu hijo(a) tenia tos con sangre y no podía respirar, por lo que lo(la) llevé de inmediato al templo ya que mi fe es poca, no bastaron mis oraciones y se empezó a poner peor. Alcánzanos ahí hermana porque estamos rezando en congregación para que ocurra el milagro de la sanación de los enfermos, como lo dice La Escritura.”

¿Qué le parece la decisión número 5, hecha por otro adulto?, ¿Siente usted alegría en la confianza de que sería curada por fe la persona en el templo de su congregación?, O acaso ¿siente usted angustia, porque usted hubiera tomado una opción distinta? que pasara primero al hospital, ¿se atreve usted a dudar del poder de la oración y la sanación por fe?, ¿Se atrevería a calificar de fanáticos locos o psicópatas a aquellos que fervientemente y sin vacilaciones creen en la sanación por fe?, ¿Qué decisión cree usted que tomaría un fanático religioso?

¿Notó usted alguna peculiaridad en la prioridad que tiene su convicción religiosa con respecto a la realidad “material”?, ¿Notó también la enorme cantidad de preguntas que le hago? Acerca de esta última, le ruego su indulgencia ante mis primarios y moderadamente hilarantes recursos literarios, porque al menos hice el esfuerzo de no utilizar expresiones como “je, je”, “tómala” y “ola ke ase”.

Algunos defensores de la fe dicen que no siempre rezar produce la sanación por fe, porque la respuesta del ser divino algunas veces es “no”. ¿Usted acepta esa respuesta y se espera al desenlace fatal o se va corriendo al hospital? En caso de que el ser divino diga “no” y en el hospital le curen al hijo(a), ¿Quiere decir que los doctores pasaron por encima de la omnipotencia del ser divino?, ¿Para qué diría “no” un ser divino, si luego va a permitir que los doctores curen al enfermo? Otros defensores de la fe, dicen que es el ser divino el que nos concedió los hospitales y los doctores, sin embargo, ¿Cuál religión postula que la sanación por fe ya no sirve y que la escritura sagrada dicta  que deban usarse ambulancias, hospitales, medicinas de patente y médicos modernos? El conflicto anterior solo tiene sentido si usted cree en un ser divino que concede la sanación por fe y si ese ser divino es omnipotente y omnibolente. En la práctica ¿actúa usted considerando las cualidades del ser divino?

Seguramente usted coincidirá que el tema es muy interesante y lo abordaremos en varios artículos. En este se presentó una decisión sobre salud, en el siguiente será una decisión sobre el dinero, luego será una decisión sobre la muerte, después veremos un caso histórico donde no había otra opción más que la fe, y finalmente, una decisión sobre la política. La finalidad de esta serie de artículos, es demostrarle que la mayoría de las personas tenemos dobles criterios, que usted es ateo y por supuesto también es un firme creyente como seguramente podrá confirmar. Dentro de usted, conviven al menos dos conceptos del mundo que son contradictorios, ¿Entonces con qué criterio estamos pasando del uno al otro?, en el último artículo hablaré acerca de esto, pero le adelanto que es el resultado de su análisis de la experiencia empírica y su confianza en sus figuras de autoridad.

Por lo pronto y para terminar y dar por iniciada la serie “Usted es Ateo”, lo invito a hacerse nuevamente la pregunta: ¿Actúa usted conforme a todo lo que dice usted que cree?… Coincido seguramente con su respuesta, y así como usted, afortunadamente muy pocos de nosotros creemos en todo lo que decimos que creemos … ¡Gracias a Dios!

Acerca Ernesto García

mm

También puedes ver

Lobbying

Ilustración François Schuiten | Oh Intellectualibus, mundi imperatoribus (continuación del artículo ‘De defectos, de factos y …