Inicio / Hiper-crónicas / Zambulléndome en el web

Zambulléndome en el web

Todo comenzó como una invitación a escribir acerca del cine snuff <<de esto hablaré en otro artículo>>. Aquí lo que trataré es acerca de la famosa y temida Deep Web, lo cierto es que es más la mala fama que tiene debido a los sitios web que ofrecen servicios por demás extraños que incluso llegan a ser ilegales, pero la realidad es que “aquello que desconocemos es lo que más miedo nos da” y tendemos entonces a creer lo que la gente nos cuenta porque nos dicen que si entramos a esos sitios, el FBI nos perseguirá, o un hacker nos robará identidad e información sumamente importantes y entonces nos convertiremos en víctimas de extorsión o cosas peores. He de aceptar que yo pensaba igual…

Para llevar a cabo esta investigación, realicé una encuesta entre mis amigos y conocidos. Comencé preguntándole a personas que pensé podían saber acerca del tema o bien haber entrado a buscar cosas, lo que fuera; sin embargo me topé con respuestas del tipo: “nunca me he metido ahí, es peligroso, no lo hagas” y muchas cosas parecidas más. Gente que me recomendó hablar con creadores de videos que ciertamente solo se enfocaron en la parte escabrosa, un internet sin filtros, es decir sin vigilancia, deja subir o abrir páginas dinámicas con información y actividades ilegales. También me topé con “información” graciosa como el famoso Dross que enumera de la manera más inocente los videos más perturbadores de la Deep Web para terminar diciendo que nunca ha entrado a ver nada o el video donde aconseja a la gente jamás entrar porque pueden capturar tus datos y hacerte víctima de las peores mañas de hacker que puedan existir como la historia misma que cuenta él con esa voz tan característicamente amarillista. Habla de un suicidio inducido por el robo de información personal y el hostigamiento que sufrió. Entrevisté a un chico que no sabía ni que era un web crawler (método de búsqueda en el internet superficial) y cómo funcionaba: fue entonces que decidí dejar de entrevistar y entrar a la temida y legendaria DEEP WEB.

A la Deep Web, Web Invisible o Internet Profunda se le comenzó a llamar así a partir del 2001 después del estudio Bergam (2001, p. 1) donde se afirma que es incorrecto llamarle invisible debido a que la información es más visible que en los buscadores de la clear web, la internet superficial. Entre estas webs, las diferencias que hacen a una profunda y a la superficial es infinita y nos podríamos perder entre conceptos informáticos y explicaciones técnicas. En efecto es imposible tratar de explicar la Deep sin algunos términos computacionales y de programación: cosas como que la web la que todos navegamos y buscamos información está compuesta por páginas estáticas que están dispuestas en un servidor en espera de que nosotros usuarios las consultemos. Existe un ingeniero que las va actualizando (quiero pensar que siempre es un ingeniero en sistemas) están en lenguaje hipertextual, mejor conocido como HTML. Si bien es cierto que siempre lo escuchamos, no sabemos ni de qué va. Este es un lenguaje que está, por así decirlo, constituido toda la información y los gráficos que vemos en las páginas de internet. También está el world wide web, o para mejor referencia, las ignoradas “www” que nos dan o daban acceso a todas las páginas web porque así se estandarizó.

La Deep Web sorprendentemente constituye el 95% del internet hecho de sitios web y bases de datos no indexadas (que no es más que la vinculación entre buscador y sitio web). El contenido que podemos hallar en este web es de 400 a 550 veces mayor al que hay en la clear web. Para acceder a muchos de estos sitios que se podrían llamar privados necesitamos contraseñas o captchas (¿te suena?): así es, todos alguna vez sin saberlo nos hemos metido al 2do nivel de internet que ya se considera estar en Deep, que los niveles van desde el 1 donde navegamos siempre, hasta el nivel 5 que más bien parece un mito, dado que nadie tiene un testimonio real de haber entrado.

Los niveles que antes mencionaba son la clasificación que se les da a los sitios que se pueden visitar en la Deep Web. Ahí, a través de los saltos de filtros u omisión de los mismos, está el nivel en el que muchos o todos hemos entrado pues el porno (normal por llamarlo de alguna forma) se encuentra en el nivel 2. También aquí podemos encontrar pirate bay, entre otras páginas de descargas parecidas. Luego viene el 3. Para este nivel necesitamos proxy, que es como un puente entre los sitios web o bases de datos para que tu punto de partida no sea descubierto: aquí encontramos servicios de vendedores de casi todo tipo de cosas, se trata de un mercado legal pero que en el web superficial no encontramos, información y libros que difícilmente se hallan en Google y enlaces a páginas que nos llevan al siguiente nivel que sería el 4.

Nivel 4 o lo escalofriante de la Deep

Para entrar aquí necesite de un Tor, es decir descargué Onion que es -por sorprendente que suene-, un proyecto creado por la marina de EU con el fin de que el acceso a internet fuera libre y anónimo, sin embargo su uso “popular” inició años más tarde. Ergo, Onion, permite ingresar a la Deep Web con total anonimato ya que por así decirlo disfraza nuestro IP de origen y nos da acceso a bases de datos o sitios web que en realidad sí están prohibidos por el FBI por su contenido absolutamente ilegal.

Desde el mismo Onion me dirigí a buscar en la Hidden Wiki, que es como Wikipedia (en el que se podía encontrar de todo), que después de varias prohibiciones me di cuenta que es un índice de enlaces dividido en categorías que en el orden de aparición, va de lo menos ilegal a lo más. En este punto comencé a visitar links que me parecieron inofensivos, mismos enlaces que ya estaban rotos y me aventaban a la pantalla un mensaje del FBI advirtiéndome que si seguía en el curso de páginas del mismo tipo podría ser perseguida por ellos. Esto me hizo pensar en la teoría de la conspiración que tanto le gusta a los paranoicos (he una aquí escribiendo). Pues bien, pensé que si Onion fue creado por la Marina del país de donde es el FBI: EU, ¿por qué entonces te persiguen?, ¿será que se construyó para identificar a los infractores de la ley, a los espías, terroristas? Esto lo digo por la cantidad de enlaces con contenido que preferí ignorar por el título que mostraban tales como: zoofilia, necrofilia, gerontofilia, pedofilia, y todas las filias. Servicios de hackeo profesional, asesinos a sueldo, videos snuff, asesinatos en streaming, prostitución infantil o no infantil, venta de un catálogo larguísimo de drogas y sus subtipos, manuales de venenos, bombas explosivas, químicas y sueros, intrusión en cuentas bancarias, desde robos hasta bases de datos de las mismas, limpieza de buró de crédito, entre muchas otras cosas.

Al final de mi travesía en la Deep, que en realidad fue como un vistazo (al no encontrar absolutamente nada en concreto), he de decir que no solo se limita al contenido ilegal, ya que también podemos encontrar una vasta bibliografía, enciclopedias, hemerotecas, archivos de gobierno (no ilegales), o sea información de uso público que en la clear web nos piden un engorroso y burocrático proceso para acceder, venta de diversos artículos a precios más bajos que los de venta al público (ok, tal vez esto no sea legal porque cabe la posibilidad de que sean artículos robados). Pero más allá de lo que ilegalmente podamos encontrar, he de decir que se hallan cosas que no son ilegales sino que más bien, a las industrias no les conviene que estén a la mano, pues también hay mucha información de la comida y productos que consumimos, que ciertamente les conviene que a través de Google y los buscadores de ese tipo no encontremos.

Yo no lanzo una invitación a visitar deliberadamente estos sitios ocultos, pero no está de más darse una vuelta en busca de más información. Me parece que a alguien (X) le conviene que nos mantengamos asustados de entrar a descubrirla. Considero que toda herramienta de información se debe usar con toda responsabilidad, y de hecho, si es cierto que si entras a un blog pidiendo acceso a las páginas mórbidas, los hacker roban tu información personal, así que para qué arriesgarse. Repito en las páginas donde hay información de verdad no hay hackers, pues de ante mano la gente que entramos en estos no somos parte de su objetivo.

La Deep Web no es mala, es un acceso sin vigilancia legal. Hay vigilancia de otro tipo, me parece una anarquía en un submundo más grande de lo que imaginamos, en un mundo tan vasto como terabytes en el mundo digital: infinitos.

Agradecimientos a Jorge Lizama

Más información en: https://cybermedios.org/

Acerca Varinka Muñoz

mm

También puedes ver

Sin Carne

Fotografía Yuri Vazzola | “Hoy fui a los tacos y decidí no comerlos más”… Ya …