Inicio / Hiper-crónicas / Sin Carne

Sin Carne

Fotografía Yuri Vazzola |

“Hoy fui a los tacos y decidí no comerlos más”…

Ya sé que esta declaración me puede costar amistades, conocidos, fans e incluso enamorados. Lo cierto es que comencé una investigación acerca de lo que causa la ingesta de alimentos derivados de animales. Lo que descubrí no solo tuvo que ver con las enfermedades sino también la estrecha relación con el daño al medio ambiente y el calentamiento global, la hambruna mundial, el holocausto que están viviendo los animales en granjas industrializadas y la mafia que detrás de esto se esconde.

Yo fui totalmente vegetariana desde que nací y hasta los doce años cuando mi papá me invitó mis primeros tacos; evidentemente no fue por decisión propia. Mi mamá ha sido vegetariana desde antes de los 30 años hasta la fecha, o sea que cuando yo nací ella ya tenía unos pocos años dentro de este tipo de régimen alimenticio. Lo que la llevó a cambiar su estilo de vida fue el diagnóstico que le dieron a su mamá: cáncer uterino. La expectativa no era muy buena y los médicos decidieron que tenían que realizarle una histerectomía total. Mi abuela comenzó a buscar alternativas, y la encontró. En la ciudad de León, en Guanajuato, conoció a una doctora naturista (en los 70’s comenzó una pequeña ola de medicina alternativa) misma que cambió su dieta de la noche a la mañana por básicamente licuados de frutas y verduras crudas, los sólidos que consumía eran verduras crudas, bebía té y agua de limón sin azúcar, además de agua simple. Después de un mes de estricta dieta, fue a la cita con su médico para que le agendaran la cirugía, ella se sentía mucho mejor que cuando la diagnosticaron. Al auscultarla el médico quedó sorprendido al darse cuenta que el tumor había reducido un 80% su tamaño. Hablaron acerca de lo que ella estaba realizando a lo que el médico tuvo por respuesta: “sígalo haciendo”. Pasaron otros quince días de dieta, volvió al médico: ya no hubo necesidad de cirugía.

“Haz de tu alimento tu medicina”

Hipócrates de Cos (460 a.C. – 370 a.C.)

Hipócrates decía que el mismo cuerpo tiene la capacidad de curarse, simplemente hay que seguir el camino correcto. Pensemos en las vitaminas, estas no funcionan como los medicamentos que son específicos, sino que al entrar a nuestro cuerpo se dirigen a cubrir las deficiencias y el mismo organismo las sintetiza según las necesite. Evidentemente las adquirimos a través de los alimentos que comemos y la fuente más rica y accesible son las frutas, verduras, granos, nueces, leguminosas, legumbres y raíces.

Hay casos documentados en que la dieta vegetariana ha revertido enfermedades a las que la medicina moderna solo ofrece tratamiento, el problema es que los cambios de hábitos y dietas no genera ganancias para las farmacéuticas. Además, no hay un registro de falta proteica por alimentación sin productos animales.

Se cree o nos han hecho creer que una dieta saludable siempre debe contener proteínas de origen animal, incluso hoy con el boom de una vida fitness se dice que lo más importante o primer nutriente que debemos de ingerir son las proteínas (hasta envasadas para malteadas infladoras). Lo cierto es que, si comes una gran cantidad de proteína animal además de aumentar el riesgo de cáncer, se fuerza a los riñones, al páncreas e hígado, ya que su digestión es lenta, incluso los discriminados carbohidratos se asimilan y desechan más rápido de nuestro cuerpo.

Una porción de carne estará en el estómago en promedio 4 horas; luego en los intestinos y antes de absorberse y eventualmente desecharse, estará de 2 a 3 días en nuestro cuerpo. Es decir que se pudrirá antes de salir de nuestro organismo. En cambio, las frutas y verduras, en el estómago están un promedio de hora y media, y son desechados en menos de doce horas. Las proteínas de origen vegetal son más saludables pues ninguna es saturada, la grasa que contiene no se adhiere a las venas ni contienen omega 6, sino omega 3, ácidos grasos directamente relacionados con la salud cardiovascular. La ingesta alta y regular de carne aumenta el riesgo de padecer cáncer y padecimientos del corazón, disfunción eréctil, depresión, problemas digestivos de todo tipo, obesidad, y aunque suene loco, comer carne crea adicción.¹

Y no solo la carne es el problema, también están los lácteos. Se tiene la idea que la leche es la única fuente de calcio y vitamina D, lo cierto es que el calcio lo podemos encontrar en mayor concentración en alimentos de origen vegetal tales como la naranja, brócoli, coles, soya, espinaca, algas y el cacao.² Y la vitamina D la generamos en nuestros tejidos al tomar pequeños baños de sol. Sin embargo, nos han dicho o vendido la idea de que alimentarnos con lácteos es la mejor opción que tenemos, pero no es la realidad.

La leche si es un super alimento, pero para el becerro. La leche según la especie que la produzca tiene diferentes nutrientes grasos y proteínicos, en este caso de la vaca, se busca hacer crecer un ternero que nace con 30 kg a 180 kg en un plazo corto de tiempo y este, al llegar a gran talla, dejará de beberla. Entonces ¿por qué tiene el ser humano que consumirla? Somos la única especie que bebe leche de otra especie y no solo mientras crecemos, sino que durante toda la vida.

Paradójicamente la leche está relacionada con la desmineralización del ser humano, de padecer osteoporosis, enfermedades cardiovasculares (por el colesterol y las grasas). Es un potencializador de cáncer debido a sus altas hormonas de crecimiento. Y es muy simple explicar por qué causa patologías en el ser humano: no somos becerros y nuestro cuerpo no está diseñado para asimilar correctamente los componentes de la leche de vaca.

Después de leer artículos e investigaciones científicas y médicas en las que destacaban las consecuencias más que los beneficios a la salud que trae comer carne o alimentos derivados de la carne; me pregunté: ¿por qué se basa la dieta humana (occidental) en el consumo de estos? Y la respuesta fue la más obvia de todas: es una industria y la finalidad es obtener ganancias. Lo que genera un círculo de poca información y ventas desmedidas de comida rápida con base en alimentos de origen animal, que nos persuadan a través de los medios, y que estos fomenten la idea que es más saludable comer carne y sus derivados. Incluso en Estados Unidos hay una ley que prohíbe hablar mal acerca de los productos perecederos como carne y lácteos sobre todo y el FBI mantiene investigaciones sobre personas que lideran movimientos que quieren informar a la población acerca del impacto ambiental y de salud.

 

El calentamiento global y… ¿las vacas?

Lo que no sabemos de la industria ganadera es el gran impacto que causa al medio ambiente. Ciertamente hay muy poca información al respecto y es que incluso las organizaciones autodenominandas ambientalistas, no tienen información al respecto, dado que todo está basado en informes acerca de combustibles e industrias químicas, pero la ganadería genera gases de efecto invernadero de manera descomunal, así como un consumo excesivo de recursos globales. La industria ganadera es responsable del calentamiento global debido a la siguiente tabla: ³

65%  Expedición de óxido nitroso
30% Consumo de agua global
45% Ocupación de tierras agrícolas (sobrepastoreo)
90% Destrucción de hábitat (extinción de especies)

El óxido nitroso es un gas de efecto invernadero producido por el exceso de excremento vacuno que no tiene tratamiento alguno y que termina en los suelos, mantos acuíferos, ríos, lagos y océanos. No hay una granja industrializada que maneje correctamente los residuos, generalmente son enterrados, lo que ocasiona que la tierra no alcance a absorber todo el óxido nitroso y como llega a las masas de agua, al evaporase durante el ciclo del agua, este gas queda atrapado en nuestra atmósfera. Sí, el 65% generado por las heces de las vacas que nos comemos y el otro 35% se despide de la quema de combustibles fósiles e industrias químicas.

Y hablando de agua tenemos que en el cálculo que se realiza de consumo por persona también está incluido el destinado al consumo de cárnicos y lácteos; pues bien, por cada 450 g. de carne es necesario 9,500 litros de agua, que sería el equivalente de una hamburguesa o bañarse por dos meses seguidos. De hecho, por cada litro de leche se requirieron 1,000 litros de agua.

Respecto al suelo: el 45% del total global para la agricultura, es utilizado para alimento de ganado; recordemos que no toda la población mundial tiene los recursos económicos para poder comer carne, luego entonces si se redujera el consumo de carne en donde es más accesible y donde más bien la dieta se basa en el consumo de esta, la hambruna mundial se reduciría casi al 100% pues cada vaca necesita de 63 a 68 kg. de granos al día, ¿se imaginan cuantos niños se podrían alimentar con esa cantidad?

La deforestación es un asunto grave si de ambiente hablamos, pero si nos damos cuenta que los discursos de organizaciones ecológicas o ambientalistas nos han manejado el discurso de que su causa principal es la ocupación humana o la tala desmedida, es cierto, son causas graves, pero la primordial es la deforestación y matanza de fauna a causa de la extensión de la agricultura, ganadería y las granjas criadoras de animales para consumo humano. Cabe mencionar que la Selva Amazónica es la principal afectada por esta industria debido a que se necesitan de 8,000 m² por cría y cada vez el requerimiento de carne y lácteos aumenta.

 

Mejor me vuelvo vegetariano o vegano

 

Cada quien es libre de alimentarse de la forma que más le guste y le convenga, aunque si dejamos de lado un poco el individualismo, tal vez esté más de lo que nos imaginamos en nuestras manos liberar al planeta del calentamiento global, de la devastación, del sufrimiento de miles y miles de animales que terminan en nuestro plato. Muchos autores que hablan sobre el veganismo mencionan que el cambio de dieta está estrechamente relacionado con el humor (más memes divertidos y alivianados si dejo de comer carne).

Se ha demostrado que la ingesta de productos de origen animal nos hace más viscerales -hasta la palabra lo dice-. Un ejemplo de esto lo encontramos en el best seller The world peace diet, donde Will Tuttle asegura que podemos hallar paz espiritual y armonía social a través de lo que comemos o más bien cambiando lo que comemos. La conexión está en el trato que se les da a los animales que son nuestro alimento; es decir, estamos ingiriendo todo ese sufrimiento, dolor, miedo y angustia. Así como tratamos a nuestro alimento aún vivos es como los humanos nos tratamos los unos a los otros y al planeta también.

No me centraré en la descripción gráfica de la manera en que se trata a los animales en las granjas industrializadas, porque hay mucha información al respecto y al alcance de un clic, como Mercy for Animals: es una ORG que se ha infiltrado en algunos de estos sitios con cámaras en mano o les ha pagado a empleados para que graben sus procedimientos. En dichos videos (se anexan links abajo) podemos observar la clase de trato que reciben, la vida que llevan y el sufrimiento y encarcelamiento del que son víctimas. Es por eso que se dice que estamos provocando un holocausto animal a todos esos seres que viven para nosotros. Si sienten dolor, son seres sociables capaces de dar amor como tus mascotas en casa. ¿por qué se protege de maltrato a los animales domésticos, pero dejamos que vivan a los de granja en el dolor total? Cuando ingerimos su carne nos estamos comiendo toda esa angustia. Son hormonas de estrés: cortisol, glucagón, prolactina, hormonas del crecimiento… servidas en un bistec (con papas, no olvides las papas)

Solo tomemos conciencia de lo que comemos, mira tu plato antes de comer. ¿De dónde viene todo lo que meterás a tu cuerpo, qué tipo de proceso atravesó para estar ahí en tu tenedor? Si no somos conscientes de poder elegir, creemos que no hay opciones.

 

 

¹POPPER, Pamela. Food Over Medicine – The Conversation that Could Save Your Life. E.U.  BenBella Books; 1 edition 2013, 256 págs.
²POLLAN, Michael. In Defense food: An Eater’s Manifesto. E.U. Large Print Press; Lrg edition 2009, 330 págs.

³https://static1.squarespace.com/static/544dc5a1e4b07e8995e3effa/t/54e4d927e4b0aaf066abfcf0/1424283943008/Cowspiracy-Infographic-Metric.png

Más información en:

www.cowspiracy.com

http://ajcn.nutrition.org/

http://www.foodchoicesmovie.com/

http://www.mercyforanimals.org/

https://www.youtube.com/watch?v=HYitStpoW1E

https://www.youtube.com/watch?v=WfANwOTHWoE

https://www.youtube.com/watch?v=vXhz04P8up0

 

 

 

 

 

Acerca Varinka Muñoz

mm

También puedes ver

Zambulléndome en el web

Todo comenzó como una invitación a escribir acerca del cine snuff <<de esto hablaré en …