Inicio / Hiper-crónicas / La de los ojos morados

La de los ojos morados

Cihuanahualli, la de ojos morados

Por Varinka

A través del tiempo, el concepto de bruja ha cambiado, tergiversado y adquirido significado según la cultura en que el fenómeno de la brujería se quiera explicar. Aquí no nos adentraremos en el mundo de la hechicería ni la magia, tampoco al manejo de energías ni chacras. Lo que aquí se retrata son dos historias paralelas en las que las creencias de la gente forjaron los destinos de personas con características peculiares.

—.—

Roxana, nació en un pueblo rural tiempo atrás, cuando la superstición permeaba sobre creencias religiosas y ni pensar en ideas científicas. De hecho, la mayoría de sus conocimientos fueron heredados a través de costumbres o relatos, leyendas, mitos y tradiciones.

Roxana nació con las pupilas grises, tal como las nubes de las tardes de otoño en octubre; con misteriosos tintes violáceos. Rebasando el medio año de nacida, sus ojos adquirieron un violeta que hizo rezar a su mamá durante un año entero escondiendo a la niña por miedo. Pero, ¿miedo a qué?

No hacía mucho tiempo, cuando Roxana crecía en el vientre de su madre. Al pueblo había llegado una maldición que tuvieron a bien eliminarla: Luis del Rayo, un niño de apenas un año de edad, había sido asesinado por una turba del pueblo al ser considerado “el hijo del diablo”, por haber nacido con labio leporino o como ellos le llamaban “pico de liebre”. La misma abuela del niño fue quien, al nacer el pequeño -días antes del alumbramiento del niño- le acusó de ser la causa de la muerte de su esposo y otros dos campesinos. Y aunque la madre del pequeño trató de protegerlo, la turba fue violenta y más fuerte que sus lánguidos brazos alrededor del cuerpo del pequeñito que lloraba incansable. La madre fue acusada de tratos con el diablo y por desobediencia porque salió varias noches de luna llena durante el embarazo a encerrar a su exiguo ganado (dos vacas) del que nadie conocía su origen. Casilda luchó por defender la vida de su pequeño Luis, pero ambos fueron asesinados.

Hilda, la madre de Roxana, guardaba a su hija de las miradas ajenas, esperaba con ansia que su esposo cumpliera la promesa de llevarlas al pueblo de su mamá, donde todo era diferente, aunque tuviera que trabajar doble jornada para juntar el dinero del viaje y poder escapar de ese pueblo violento. Hilda soñaba con ver a Roxana aprendiendo a caminar en el pasto, jugando en el patio, creciendo tranquila lejos de las supersticiones de las que pudiera ser víctima.

Hilda colocaba piedritas de ámbar en la cuna de Roxana con la creencia de que la protegerían del mal de ojo y la mala vibra que pudieran echarle, sin embargo ella sabía que en verdad había algo especial en esa pequeña de ojos violeta, tez blanca y cabello chocolate.

Una trágica tarde de Noviembre, a unos días del cumpleaños número dos de Roxana, su padre fue atropellado por un autobús mientras intentaba cruzar la carretera federal para seguir arando el campo. La noticia no llegó a casa hasta la mañana siguiente, mientras Hilda se comía las uñas de la desesperación de no saber de su esposo. Hilda se olvidó por un momento de esconder a la pequeña Roxana que dormía plácida en su cuna.

Salió a las calles del pueblo con la niña en brazos y la tristeza en el alma, arrastrando sus pies camino al sanatorio del pueblo a recoger los restos de su amado.

Cuentan que cuando Hilda cruzó la puerta se desvaneció y murió en el acto. Dicen que su corazón no resistió perder a su esposo, otros dicen que fue la niña bruja quien mató a sus padres. También cuentan que la niña salió caminando del sanatorio con los ojos brillando como nunca han brillado unos ojos en este mundo y que la recogió una vieja que vive en la sierra. Dicen que por las noches, la bruja -antes niña-, sale de noche en forma de bola de fuego. Ella no se lleva niños como cuentan otras historias, prefiere llevarse a los hombres que andan de noche por los caminos más solitarios del pueblo, lo hace para llevarse a los maridos descarriados.

Acerca Varinka Muñoz

mm

También puedes ver

Zambulléndome en el web

Todo comenzó como una invitación a escribir acerca del cine snuff <<de esto hablaré en …