Inicio / Arte & Cultura / El Libro de los Muertos

El Libro de los Muertos

El Libro de los Muertos

Una de las culturas a la que se le ha atribuido una gran relación con el embalsamamiento fue a la egipcia. Su obsesión por la eternidad está evidente en cada rito elaborado. Y aunque la muerte no distingue entre realeza o posición social, los egipcios sí hacían una distinción social evidenciado en su esmerado y costoso proceso de preparación hacía la muerte. Para ellos, el ka ‘alma’ estaba albergada en el corazón, la inteligencia, personalidad. La esencia del ser no se encontraba en su cerebro, a este lo removían en el proceso de embalsamamiento, no así el corazón que era el único órgano que permanecía intacto. Cada cuerpo era acompañado de un escarabeo tallado en piedra verde con una inscripción a modo de sortilegio que era colocado en el pecho del difunto como el “escarabajo del corazón”.

La preparación para su viaje a una vida eterna también era acompañada por El Libro de los Muertos. Aunque en un inicio el contenido de este libro solo estaba en las inscripciones de las tumbas y solo hasta el 2400 a.C. comenzó a verse en los ataúdes como parte del acompañamiento indispensable de cada difunto, su importancia era esencial. Elaborar cada uno de estos libros requería de maestría. Los creadores del libro eran formados desde pequeños para obtener el conocimiento de cada símbolo, y su uso a forma de conjuro. Para los egipcios, el lenguaje era mágico, tenía el poder de crear. En el libro de los muertos, el objetivo era crear una siguiente vida llena de dicha y las imágenes o viñetas tenían el poder de determinar el destino del hombre. Cuando el libro estaba en las manos del muerto los jeroglíficos estaban activos.

El libro de los muertos era una guía para los difuntos y a un mismo tiempo un libro de conjuros para ayudarlos en su viaje a la otra vida y el proceso para alcanzar la inmortalidad. En este libro se detalla lo que el fallecido debía encontrar. Cada libro tenía escrito el nombre del muerto. De hecho, estos libros eran personalizados y no todos podían pagarlo. Un sacerdote del templo servía como guía para la creación del libro, ayudaba a elegir los conjuros que cada persona necesitaría. Dentro del libro se describe cada reto al que el difunto se tendría que enfrentar. El primer dios que el muerto veía era a Anubis (cabeza de chacal), quien era considerado su aliado, pues abría su boca, y con ello también sus ojos y oídos. De esta forma el muerto se despierta espiritualmente.

La meta de cada alma es llegar al campo de juncos en el que podrá vivir eternamente, sin embargo llegar a este lugar no es nada fácil, pues el alma tendría que sufrir toda clase de amenazas, demonios, monstruos, que podrían devorar su ka. Si el alma sigue las instrucciones del manuscrito, con el tiempo consigue llegar a la sala final, la sala del juicio. Ahí tendrá que enfrentar a 42 dioses con 42 pruebas distintas. Delante de cada dios debe negar haber cometido un pecado en concreto, si no sabe la respuesta correcta no podrá pasar la puerta. A este proceso se le conoce como la confección negativa. El pergamino contiene el ensalmo o conjuro para borrar el pecado que pudo haber cometido en la tierra. La confección negativa es similar a los mandamientos judeocristianos en el sentido de que es el documento que rige las buenas obras de las personas.

El hecho de que tuvieran un conjuro para cada pecado no significaba que podían llevar una vida desenfrenada, por el contrario, les incitaba a llevar una vida virtuosa. Los conjuros obedecían más bien a la desconfianza de su corazón, porque al final aún tendría que ser pesado su corazón. Esto sucedía cuando llegaba al final del camino donde Orus (cabeza de halcón) lo recibía y acompañaba a la sala del juicio. Ahí era tomado su corazón de escarabajo y puesto en una balanza en la cual la diosa Maat (deidad de la verdad y justicia) depositaba una pluma de avestruz. El corazón no podía pesar ni menos ni más que la verdad. Si no pasaba esta última prueba, el monstruo Ammit (cabeza de cocodrilo, medio cuerpo de león y trasero de hipopótamo) comería su corazón bajo la balanza del juicio de Osiris (muerte, fertilidad, regeneración) para que el muerto dejara de existir.

Para los egipcios, el final más aterrador era la no existencia, en ello radica la importancia de cada conjuro del libro, las viñetas que lo ilustraban adquirían el poder de derrotar a los demonios y monstros que se enfrentarían, pues estos podían devorar su ka sin haber llegado al juicio de Osiris.

El libro de los muertos. Descarga: https://kodesubstanz.files.wordpress.com/2013/08/champdor-albert-el-libro-egipcio-de-los-muertos.pdf

Acerca admin

mm

También puedes ver

Entendiendo el Síndrome de Gilles de la Tourette y la Coprolalia

16-octubre-2018 Por Dra. Coral Guerrero Arenas ‘’Los casos de ladridos y gestos crispados, de muecas, …